Entramos en Tabacalera

16 Feb

Tabacalera era una  fábrica donde hacían el tabaco, pero ahora se ha convertido en un lugar para hacer distintas actividades muy creativas. Es un edificio muy antiguo, con aspecto de abandonado, que está en la plaza de Embajadores, y al que puede entrar cualquier persona, aunque fuera no hay ningún cartel que lo indique. Tampoco pone los horarios, de hecho nosotros llegamos a las 10:00 y nos lo encontramos totalmente cerrado, pero gracias a que ese día nos acompañaba Ícaro conseguimos que alguien nos abriera la puerta…

El edificio es enorme, tiene varias plantas y por ahora sólo se pueden visitar dos, en las que hay muchas cosas: un escenario grande, una biblioteca, una cafetería (en la que  no  había  nadie trabajando, a lo mejor poque  todavía era  demasiado  pronto), una sala de arquitectos, una tienda de ropa gratuita en la que la gente lleva la ropa todavía en buen uso para los demás…

En la planta baja todas las paredes están pintadas con graffitis que Ícaro nos contó que van cambiando cada cierto tiempo, y además hay todo tipo de obras expuestas por allí. Muchas cosas están hechas con materiales y objetos reutilizados con creatividad, incluídas las vallas, y hay un taller de arte urbano. Los baños que vimos eran muy viejos, impresionaba ver que estaban totalmente llenos de pintadas grafiteras; había distintos modelos de retretes desde el más antiguo hasta el más moderno.

También nos contaron que todo lo que hay allí lo han hecho personas y colectivos en su tiempo libre, y que todas las actividades que ofrecen (un tablón enorme en la entrada) son totalmente gratuitas para cualquiera que quiera apuntarse. Todos las personas que colaboran en Tabacalera son voluntarios.

Al final visitamos un patio con muchos talleres alrededor, esculturas, graffitis y un huerto urbano en el que hay un retrete con función de macetero. Visitamos una nave que se llama “El Molino Rojo” en la que hacen acrobacias, danza, teatro, y vimos una sala con espejos donde la gente ensayaba claqué. El suelo era de asfalto. 

También vimos el taller “Tabacanal”, lleno de cables, televisores y aparatos de música, para realizar clases de  imàgen y sonido, y el chico que había allí se ofreció a ayudarnos a grabar en otra ocasión. En esta sala habìa dos chicos jóvenes; uno de ellos trabajaba en el área de los televisores, que era quien nos explicaba todos los trabajos que realizaba con otros chavales con discapacidad, como nosotros. Su compañero nos contó que iba a hacer un taller de cerámica, por si nos queríamos apuntar. También hablamos con ellos de la accesibilidad del edificio, y nos contaron que algunas personas que utilizan silla de ruedas que van allí a trabajar no lo tienen muy fácil porque tienen que hacer un recorrido muy largo para llegar a los talleres.

A nosotros nos pareció que la fábrica no era accesible, porque no tenía rampas, y tampoco está muy fácil saber la información porque todo está lleno de carteles de distintos tipos.

(Autores: Hassiba, Luján y Esther)

Como somos muchos y cada uno tiene opiniones diferentes, aquí os dejamos algunas impresiones individuales:

David Barrena:

A mi me pareció que la Tabacalera era una casa okupa, porque estaba muy sucia, todo lleno de graffitis por todos los sitios. Tenían un huerto, y habían puesto un wc de macetero con plantas y un espantapajaros. Una araña muy grande de plástico colgaba del techo. Los baños estaban muy sucios, un baño lleno de graffitis no me parece muy higienico, y parecían sacados de un barrio marginal de Nueva York.

Manuel Lopez-Tercero Rico:

Habría que poner rampas para que la gente que vaya en silla de ruedas o con muletas pueda acceder bien. Vimos una sala que era como una cara enorme con la boca abierta: me gustó mucho porque tenía por campanilla una silla y esto se llama instalación. También me gustaron bastante los graffitis y carteles, y el taller de claqué.

Lorenzo Gracia:

Tan siniestra como estar dentro de la película Viernes 13, sólo faltaba que de esos sótanos tan oscuros saliese un loco con un cuchillo o algo así. Todo lleno de pintadas radicales y amenazantes y lleno de escaleras muy sucias y viejas;  parece un edificio de okupas. Tambien había escritas una serie de normas y actividades que había en la puerta de la entrada. Lo único que ví que me pareció más gracioso fue un graffiti de una mona fumando. Lo demás me pareció que no era el sitio mas accesible; algunas de las escaleras del patio interior parecía que se iban a desplomar de viejas. Además ese día hacía frio y llovía.

Esther Moñivas:

Un derroche de creatividad con necesidad de reformas, al menos en cuanto a infraestructuras básicas que faciliten el disfrute de este espacio por cualquier ciudadano. Ójala se consolide y no tengamos que ver cómo se vienen abajo tantos esfuerzos individuales y tanta energía vertida. Por lo pronto, la oferta de actividades supera a la de cualquier otro centro de arte y cultura de las inmediaciones.

Manolo Fernández:

Me gustaron los talleres que ofrecen y las pintadas de las paredes. Me resultó interesante ver en el patio el montón de cajas negras de fruta colgadas.

Raquel:

Llama la atención que en mundo donde aparenta que se han perdido valores básicos, como la ayuda al prójimo, encontremos casi en pleno centro de Madrid un lugar abierto a todo el mundo; un lugar al que pueden acudir aquellos que pueden tener mayores dificultades, o no, de manera gratuita gracias a gente que arrima el hombro sin pedir nada a cambio (¡admirable!). Se puede ver cómo un sitio de libre creación artística, donde cada uno puede crear un taller o hacer una pintada; expresar lo que lleva dentro. Es posible que se salga del canon establecido de centro artístico o de lo que nosotros solemos observar, que suelen ser lugares bastante institucionalizados, y por eso no solemos estar acostumbrados a esto. Tabacalera parece un reducto que encarna los valores más fundamentales del ser humano que vive en sociedad.

Jose Daneris:

A mi no me gustó porque allí hace mucho frio y encima todos los talleres no tenían calefacción, y muchos estaban en el patio.

Mari Carmen Martín:

Me pareció un sitio muy grande donde nunca había ido hasta entoces. Me llamó la atención la gran cantidad de talleres que hay y que parecen ser divertidos. Lo que más me llamó la atención fue el w.c lleno de pintadas porque nunca había visto nada igual.

Mercedes Pulpón:

De Tabacalera me quedo con la gran cantidad de atividades que ofrecen. Sin embargo hay que decir que deberían poner unas rampas para las personas con movilidad reducida.

Santiago González:

La visita a Tabacalera nos ha aportado una idea diferente y complementaria de lo que puede ser un Centro de Arte Contemporáneo.  Si tuviera que elegir, no sé con cual de los dos me quedaría. La Tabacalera parece mejor para conocer a artistas y verlos trabajando, nos permite entender cómo se organizan y cómo la gente puede intercambiar conocimientos, tiempo y habilidades. El Reina Sofía me gusta porque está mejor organizado y todo es más claro y accesible, a pesar de lo mucho que aún podría mejorar.

Por si quieres saber más sobre el CSA Tabacalera de Madrid: http://latabacalera.net/

Anuncios

6 comentarios to “Entramos en Tabacalera”

  1. Emilia 1 marzo, 2011 a 2:39 pm #

    Desde luego, este post lo habéis bordado. Me gustaría que contaseis con más detalle las cosas que visteis, los talleres que había y todo eso. Me encanta conocer vuestras impresiones.

    • Manuel 11 mayo, 2011 a 4:07 pm #

      Buenas tardes Emilia, para hacerlo con más detalle tendriamos que estar más tiempo y el tiempo lo tenemos limitado, pero si tÚ entras en el blog lo puedes hacer seguro y mejor que nosotros por que lo ves desde otra perpesctiva. Manuel miembro de conect@

  2. MERCEDES 1 marzo, 2011 a 5:57 pm #

    Hola, deciros que he recibido en mi correo la información periódica de vuestras activdades por primera vez y me ha dado mucha alegría.
    Tras leer vuestros comentarios sobre la tabacalera, creo que….¡¡ TENÉIS RAZÓN TODOS!!
    La iniciativa es brillante, autogestionada, abierta… pero el viejo y frío edificio debiera ser cuidado, mantenido limpio, con buena accesibilidad, con bienestar físico para el que lo visita y el que desee participar.
    He visto que han cerrado las puertas al público totalmente el 1-Marzo. Quizás son conscientes de la magnitud social de esta iniciativa y están valorando mejorar. Un aplauso para ellos y vosotros por hacérmela conocer. Desde Murcia, con cariño….¡Adelante, grupo, con vuestro trabajo!

    • conectamncars 4 mayo, 2011 a 9:56 am #

      gracias por elegir y entrar en este blog.

      si han cerrado este edificio para mejorarlo

      va para largo , pues estaba muy mal cuidado como ha

      podido leer y creemos que con mucho trabajo se puede mejorar.

  3. Manuel Abán 1 marzo, 2011 a 6:15 pm #

    Me gustó mucho acompañaros durante la visita a Tabacalera. Leyendo vuestras opiniones me he acordado de la primera vez que visité el centro y lo que sentí en esos momentos: una mezcla de sorpresa, fascinación y un poquito de inquietud,… quizá porque es un espacio cultural que está siendo creado por mucha gente y está vivo.
    Enhorabuena por vuestro trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: