Archive | CRÍTICA DE EXPOSICIONES RSS feed for this section

Visitamos la expo de Yayoi Kusama

8 Jun

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

María fue la persona que nos explicó antes de entrar quién era la artista japonesa Yayoi Kusama, qué tipo de obras realizaba, cómo las realizaba y la impresión que le suponía al realizar dichas obras.

Estuvimos viendo algunas de las obras que ha hecho durante su vida, que se exponían en distintas salas del Museo Reina Sofía. A la entrada había una sala que tenía balones de diferentes tamaños de color rojo con lunares blancos, era una sala de origen andaluz. También visitamos una especie de hogar nocturno romántico lleno de lunares de distintos colores. Luego vimos otra obra que era como una ciudad rodeada de espejos y además tenía agua y estaba repleta de luces; era muy parecida a la del hogar nocturno. Luego estuvimos en otras salas que tenían sillones, escaleras, zapatos, ropa diseñada por la artista y cuadros, realizados de manera extraña, de color blanco.

Me parecieron obras de arte bastante raras, pero muy originales y muy bonitas.

(Autora: Hassiba Seriak)

María nos explicó que la artista tuvo dos etapas: una en Japón y otra en EE.UU. En el paso de un continente a otro hubo una quema de cuadros; ella sólo se quedó con las fotos, y en Estados Unidos hizo cuadros con colores más vivos. La exposición de Yayoi Kusama está bien pero los sillones y sofas que ví me parecían asientos para torturar porque tenían unos salientes que parecían como clavos gordos. Tambien me gustó mucho la sala llena de puntos de colores; tengo la sensación de que con cada punto intentaba transmitir un tipo de energía.

(Autor: Manuel Lopez – Tercero Rico)   

Hubo muchas cosas que me gustaron en esta exposición; por ejemplo una sala a oscuras llena de lucecitas (aunque he de decir que en esta sala tuve un pequeño percance: metí el pie en el agua sin querer), me gustó por los colores que había. Me impresionó también bastante otra sala en la que parecía que salían tentáculos de pulpo del suelo. Y la habitación llena de muebles y con un montón de pegatinas de colores me impactó también mucho.

(Autor: Eugenio Huesa)

A mí me gustó de la exposición una parte en la que había un cuadro que parecía la forma de una cara y otro cuadro que tenía forma de un volcán y abajo como un río con agua.

(Autor: José Daneris)

Me gustó mucho la exposición de Yayoi Kusama porque me pareció muy original, muy divertida. La sala llena de luces me gustó mucho porque había bombillas y tambien un lugar donde aparecían tentáculos de pulpo del suelo; era todo muy atractivo.

(Autora: Mercedes Pulpón)

Las obras de Kusama me transmiten a la vez sufrimiento, enfermedad y una mirada visionaria. Desde que estuvimos en la exposición he tenido que volver varias veces para verlas de nuevo. Me fascina poder asistir a la instalación en la que uno se encuentra a oscuras rodeado de luces de colores que cambian paulatinamente de color y que se reflejan hasta el infinito, en patrones que parecen no repetirse nunca. Es lo más similar a poder mirar el universo una noche desde el desierto del Sahara. 

(Autora: Esther Moñivas)

Tengo la sensación de que esta artista pinta y crea la pura realidad, relacionada con la II Guerra Mundial. Opino que lo que trata de comunicar es cómo se siente ella y su pueblo ante la guerra. Por la tradición japonesa en aquella época era bastante dificil que una mujer se dedicara al arte pero ella transgredió las normas y afrontó la realidad, yéndose a Estados Unidos para dedicarse a la pintura. Me gustó toda la exposición pero sobre todo la nota de color que pone a todo. La sala a oscuras con las lucecitas me gustó mucho porque pienso que en aquella época vivía gente en cuevas que no tenían luz, y para la artista era un medio para manifestarlo.

(Autor: Manolo Fernández)

La exposición me pareció guay porque me gustan sus maneras de hacer arte. Lo que más me impresionó fue la habitación llena de puntos de colores; tengo la sensación que a la artista le gustan los puntos porque aparecen en muchas de sus obras; creo que la artista con esta habitación lo que quería hacer era llenarla de colorines. Otra de las obras que me gustó fue una que era una habitación a oscuras llena de lucitas de colores, me dió la impresión de que era una discoteca; parecía que las luces bailaban al son de la música.

(Autor: Antonio Jesús Luján)

La artista Yayoi Kusama es una mujer japonesa que tiene obras de arte y fotos desnuda. A la entrada de la exposición había unos balones gigantes llenos de puntos, porque esta artista estaba obsesionada con los puntos. Entramos a una habitación que estaba a oscuras y que parecía una puerta al infierno, porque cuando caminabamos tenía la sensación de que las paredes ardían y de que iba a salir el mismisimo Satanás.

(Autor: David Barrena)

Si quieres saber más sobre la exposición de Yayoi Kusama (MNCARS, 11 de mayo-12 de septiembre de 2011), visita el siguiente enlace:
http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/actuales/kusama.html

Exposición de fotografía obrera; “Una luz dura, sin compasión”

11 May

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy hemos visitado una exposición del Reina Sofía titulada “Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera, 1926-1939”. Para ello, hemos estado hablando sobre lo que íbamos a ver unos minutos antes de entrar, y después hemos ido por primera vez cada cual a su ritmo, de manera autónoma, recorriendo la exposición. Hemos quedado todos a una hora determinada al final para irnos a desayunar juntos y comentar lo que nos había parecido la experiencia.

Esta exposición presenta la historia de la fotografía documental realizada por fotógrafos no profesionales, retratando el día a día de las clases trabajadoras tanto en el campo como en la ciudad a través de una enorme selección de imágenes, carteles, películas, periódicos, etc.

(Autora: Esther Moñivas)

Me gustó la exposición; algunas fotos me llamaron la atención y otras no porque eran de la guerra y me daba un poco de miedo; en las fotos se ve como mataban a la gente; se veían fotos donde la gente vivía en el campo y lo pasé mal porque me daba impresión ver esta situación. Hicimos fotos para luego colgarlas en el blog; espero ver cosas más bonitas porque a mi la guerra no me gusta mucho y tampoco ver a la gente sufrir.

(Autora: MªCarmen M. Amor)

Me gustaron mucho las fotos. En ellas se veía a gente pobre y otra gente trabajando; la gente pobre me daba pena porque no tenían casa porque la guerra las había destruido. También estuve viendo películas en blanco y negro sobre los desastres de la guerra.

(Autor: Eugenio Huesa)

Las fotos de la guerra que vi me gustaron porque son antiguas; había portadas de revistas antiguas; se veía a la gente en la calle porque estaban en guerra.

(Autor: Antonio Luján).

La exposición de fotografía obrera ha sido una experiencia interesante para mí. He visto distintos retratos e imágenes en blanco y negro.

Tabién había escenas desagradables porque en algunas de las fotos aparecían niños pequeños trabajando en el campo como esclavos, ganándose la vida para poder comer y vivir debido a la enorme pobreza que existía en aquella época por el motivo de la guerra civil que mató a miles de personas y detruyó casi toda una población. Las pocas personas que todavía quedaron con vida, estaban muy tristes porque lo habían perdido todo, se habían quedado sin sus casas para poder vivir, también habían perdido a sus familiares más queridos, a sus amigos de la infancia.

La guerra no me gusta para nada porque se pasa muy mal, porque se causa mucho odio, mueren muchas personas y queda todo un pueblo o ciudad completamente destruido. Es muy desagradable para todas las personas que la viven y para las personas que vemos en televisión en las noticias transmitidas en el del telediario a la hora de la comida y de la cena; se nos ponen los pelos de punta y se nos quitan las ganas de comer. La guerra no es plato de buen gusto, no deseemos la guerra a nadie, ni al peor enemigo que existe en el mundo.

(Autora: Hassiba Seriak)

Actividad como guías de museo

13 Abr

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado 30 de marzo lo dedicamos a preparar una visita guiada para un grupo de amigos y compañeros del Centro Ocupacional Carlos Castilla del Pino a los que queríamos invitar hoy a conocer el museo Reina Sofía y las actividades del grupo Conect@.  Para ello tuvimos que pensar qué es lo que les queríamos contar, y qué partes del museo les podíamos enseñar, porque es demasiado grande para verlo todo en un día. El recorrido que decidimos hacer fue:

1. Hacer una introducción en la plaza de Nouvel, de la que se ha encargado Manolo Fernández.

2. Enseñarles nuestro taller, las obras que hemos hecho y el blog, y contarles algunas actividades que nos han gustado especialmente. Lorenzo y Jose Daneris se han repartido esta tarea.

3. Enseñarles el patio de Sabatini y la escultura de Alexander Calder que se titula Carmen, con Hassiba como guía.

4. Hacer un recorrido en dos grupos por la 4ª planta que se ha inaugurado hace poco, y seleccionar cada guía una o dos obras que nos llamaran la atención para hablar sobre ellas. Como el tema de la cuarta planta es el arte de después de la Segunda Guerra Mundial, Manolo Fernández decidió hacer una introducción a partir de una película sobre la situación de los judíos en los campos de concentración, que es un tema muy duro pero sobre el que ya sabía mucho. David habló sobre una serie de fotografías de graffitis, de un artista que se llama Brassaï. Mari Carmen se encargó de hablar de lo que le sugerían unos cuadros muy grandes de un pintor que se llama Motherwell. Hassiba comparó las obras de dos escultores españoles que se llaman Chillida y Oteiza. Y Esther seleccionó unos poemas hechos con ruidos que se escuchan con unos cascos, y resulta muy cómico cuando se intentan reproducir.

5. Volver al taller después de desayunar y hacer un pequeño debate para conocer lo que le ha parecido a cada uno.

(Autora: Esther Moñivas)

Arte efímero en La Casa Encendida: nuestra experiencia en la exposición On & On

12 Ene

Hoy hemos visitado la exposición On & On de La Casa Encendida para conocer obras que diferentes artistas hacen con materiales orgánicos que se estropean o desaparecen, y que hacen pensar al espectador en el paso del tiempo.

En una sala de la exposición había muchos pájaros y tenían muchos nidos. Había varios instrumentos de música, guitarras eléctricas y platillos de batería. En los platillos el artista había decidido poner alpiste, y cuando se movian los pájaros eran los que hacían música con sus patas.

En otra sala había un banco barnizado de chocolate en el que la vigilante no dejaba a nadie sentarse,  y las paredes estaban pintadas con chocolate. El banco de chocolate estaba bien porque era muy sorpendente, parecía que se deshiciese y las paredes también, y Lorenzo que es diabético fue el que adivinó que era chocolate. Además, al salir de la sala la vigilante se puso a cantar ópera, y no se sabía si es que era una vigilante de verdad o una actriz. La performance parecia una cosa muy rara y extraña, que una “vigilante” se ponga a cantar es algo que no entendemos, es raro. Un poco más allá había otra obra que consistía en varios círculos con Velas que se iban deshaciendo a lo largo de la exposición y dejando una marca muy delicada en el suelo.

Había otra sala que parecía un cine, donde aparecía una silueta. En el vídeo vimos cómo el artista se tiraba al suelo y se hacía el muerto en la calle. Tiene que estar lloviendo para que el artista se tire al suelo y la lluvia le caiga encima para que cuando se levante deje la huella y cuando deje de llover la huella desaparezca y parezca que allí no ha pasado nada. A mi lo del vídeo me dio un poco de pena porque parecía una persona muerta. Cuando el artista se tiraba al suelo y estaba allí durante un rato en medio de la calle, nadie se paraba, ni preguntaba, y pasaban como si nada, solo uno pareció hacerle burla. Nadie hacía nada. Sigue leyendo

A oscuras en las Carboneras

15 Dic

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hemos estado en la exposición del artista polaco Miroslaw Balka en el Reina Sofía. Esta exposición está en lo que antes eran las Carboneras, unas salas subterráneas del edificio donde antiguamente se quemaba el carbón para darle calor, cuando era un hospital. Al principio de empezar a ser un museo, este espacio se usaba para guardar algunas esculturas, pero como las paredes son de ladrillo muy viejo se ponían sucias y las han colocado en un lugar mejor.

Además, antes de bajar a esta exposición nos enteramos de que en los sótanos de este edificio existe la leyenda de que hay fantasmas en el museo, se cuenta que algunos vigilantes de por la noche oyen ruidos, y que llaman a este fantasma Ataulfo. Sigue leyendo

Sobre la exposición de Hans-Peter Feldmann.

1 Dic

El Equipo <18 se ha puesto a trabajar en torno a la exposición que hay en el Reina Sofía sobre Hans-Peter Feldmann, y nos han dejado en nuestro espacio compartido algunas obras que están haciendo con fotografías y objetos habituales, como posavasos o juguetes. Para poder contestarles con otras obras creativas, nos hemos ido también nosotros a ver esta exposición.

 

A mi me pareció bien la exposición de Feldmann porque ví cosas muy cotidianas que tenemos en casa agunos; fotos que parecían poster, plantas de plástico, una bicicleta, zapatos haciendo una composición… Me gustaron los colores de las fotos y cómo estaban expuestas, con chinchetas, sin enmarcar y sin cristal.

Queda demostrado que a veces para hacer arte no hacen falta materiales muy caros y especiales porque Feldmann lo ha hecho con materiales muy sencillos como recortes de periódicos y similares, y con cartulina y cuchillas de afeitar muy viejas transformandolos en otra cosa, como por ejemplo una peluca.

(Autores: Lorenzo Gracia, Jose Daneris y Esther Moñivas).

Helena Tatay es la comisaria de la exposición Hans-Peter Feldmann. “Una exposición de arte” en el Museo Reina Sofía (22 septiembre 2010-28 febrero 2011). El trabajo de Hans-Peter Feldmann (Düsseldorf, 1941) concentra varias décadas de meticulosa clasificación y reordenación del mundo sensible a través de sus imágenes. Feldmann clasifican los rastros de la sociedad a través de imágenes y objetos triviales y banales, y recupera el poder narrativo y subjetivo de la imagen en el espectador.



Nos gusta el arte crítico y poder tocar las cosas. Visitamos “Principio Potosí”

19 May

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En esta exposición hay arte moderno y antiguo mezclado. Por ejemplo había una pintura antigua de Santiago Apostol a caballo matando a los moros, y al lado unos ordenadores.

Al revés que en otras partes del museo, en esta exposición muchas de las obras se pueden tocar, como los anteojos que estaban colgados por un hilo, o los cascos donde se oía musica. Otras no se podían tocar, como un libro que era de piel de serpientes.  

Muchas de las obras son instalaciones, en las que los artistas ponen sus cosas como quieren. Algunas combinan lo moderno con lo viejo o antiguo. Por ejemplo hemos visto una istalacion de una casa de gente pobre de China: las patas de la cama eran de ladrillos, la mesa de la television y el ordenador era una caja de cartón de china, y había un calendario chino del 2010. Estas casas son muy austeras para tanta gente que vive ahí: viven mal, son muy pobres y trabajan en el campo.

Otra era una escalera que llevaba a un alto donde había fotos y herramientas de trabajadores pobres de China. El suelo se movía y daba sensación de inseguridad. Las personas en sillas de ruedas no habrían podido subir.

También había unas fotografias colgadas del techo. Eran como unas margaritas trasparentes que tenían una foto. Dentro de los pétalos había papeles o arena o tiera .

Había una sala que no se entendía nada porque estaba en otro idioma.

Algunas obras eran audiovisuales. En un video, gente de dinero hablaba de construir edificios y así ganar más dinero, y otros hablaban de cambiar la ley.

Cuando termina una exposicion temporal las paredes se tiran, y las obras se guardan, o se llevan a otro sitio, o se tiran (como los graffitis).

A quien lea este blog le recomiendo que vea esta exposición que han puesto en el Museo Reina Sofía de instalaciones sobre obras de arte denuciando cosas, y que cuando la vea nos ponga un comenterio en nuestro Blog Conect@. Las obras de arte que denuncian cosas suelen estar bien.

(Texto: Mari Carmen, José Daneris, Manuel Fermández, Antonio Luján y Manuel López-Tercero)

Si quieres saber más sobre la exposición Principio Potosí. ¿Cómo podemos cantar el canto del señor en tierra ajena? (MNCARS, 12 de mayo – 6 de septiembre de 2010), pincha aquí.

A %d blogueros les gusta esto: